Tomar distancia

IMG_0100b

Tomar distancia es querer comprender desde fuera sin perder lo visión de lo que somos por dentro. Reclamar nuestro derecho a ser quien somos y alejarse para percibir la realidad desde una mirada honesta y objetiva. Tomar distancia es aceptar nuestra responsabilidad. Asumir sin miedo el derecho a ejercer nuestra libertad  y aceptar con respeto, el que otrxs tomen sus propias decisiones. No es fácil, tenemos miedo a la libertad. Miedo al dolor que causa el error. Pero tomar distancia es necesario para vencer ese miedo a mirar dentro. Para mirar debajo de todas esas máscaras que nos pusimos para ser quienes queríamos ser. Para desnudarnos de todos los uniformes que vestimos, prejuicios bobos que nos limitan, pero que nos confieren la seguridad de ser aceptados por los que creemos iguales. Es necesario tomar distancia para aceptar la posibilidad de avanzar al tiempo que se toman decisiones. Esa es nuestra propuesta: tomar distancia para poder tener una mirada atenta y objetiva sobre lo que nos rodea. Tomar distancia para estar más cerca, para acertar en la justa medida y en la más certera propuesta. Tomar distancia para mirar distinto y ser metáfora que propone una nueva visión, para una misma circunstancia. Solo así, mirando lejos. Tomando distancia. Haciendo camino. Siendo valientes. Encontraremos la palabra precisa. La idea brillante. La respuesta correcta.

Alfredo Jaso