Experiencia y experiencias

En Metáfora sabemos que se es lo que se hace y hacemos lo que somos. Que no es necesario hablar una y otra vez de lo que hicimos, si no dejar que lo hecho sea voz clara que para siempre hable por nosotros. Aunque parece que vivimos un tiempo de olvidos, de lugares comunes sin sentido, en Metáfora sabemos que de todo lo hecho quedará lo bueno. Aquello que ha sido construido sobre la base de la inteligencia y la fuerza de la razón. Lo que se alzó sobre el valor del sentimiento, la verdad y la emoción. Lo que brotó de una simple idea para crecer junto al brillo del conocimiento y al amparo de la experiencia. Lo que fue nombrado en rotunda y transparente voz alta, significando la grandeza sutil de lo ya hecho, para expandir su luz brillante sobre el tiempo. En Metáfora sabemos que los que hacen del destello fugaz e irrelevante, vacua, oportuna, aparente y mediocre “creativitis”, nada tienen que ver con ser creativos. Porque la creatividad no es solo una ocurrencia que aparece difusa de la nada. Es el resultado del esfuerzo coordinado de un equipo, capaz de hacer de la idea prototipo sin dejarse llevar por sus creencias. La fusión de un proceso de trabajo inteligente, basado en la experiencia. Esa que permite descubrir el hilo de una buena idea entre un sin fin de ocurrentes bobadas. La que toma de la sabiduría y sin más cuento, esa mirada libre, ese saber estar como si nada y que es capaz de ir más allá del conocimiento. En Metáfora sabemos que la honesta verdad de lo logrado, se impone siempre a la inicua impostura sin medida, pues aquellos que combaten tomando en nombre propio lo que es de otros, mienten y se retratan en su propio nombre y terminan por hacerse más pequeños, jugando el juego de querer pasar por grandes. Así que no dejes que un destello simulado y fácil te obnubile, ni permitas que lo superficial y lo falso te entretengan. Hay  en el mercado profesionales que apoyados en el hastial de la experiencia, saben distinguirse del resto, por su reconocida fácil competencia. Competentes en el saber hacer de sus tareas con verdad, amor, conocimiento y eficaz y sobrada suficiencia. Que no confrontan más que para aprender del que más sabe y que más que hablar sobre lo que quieres oír, te escuchan siempre con la mente abierta. Búscalos porque ellos  aportarán a su propuesta el peso rotundo de su inteligencia. El valor diferencial del conocimiento adquirido, tamiz crucial de lo vivido, que es el liviano poso de la experiencia. Búscalos, los tienes cerca, estarán encantados de trabajar contigo y en ellos encontrarás profesionales y empresas que como nosotras y nosotros, tendrán para ti su puerta abierta y en los que podrás siempre confiar como en un amigo.

 

Alfredo Jaso

Foto: Juan Marín