Con alcohol no tiene sentido

Campaña para la prevención del consumo de drogas y alcohol

El gusto, el tacto, el oído, la vista, el olfato son indicadores permanentes con los que evaluamos nuestra realidad en apariencia más simple. La percepción sensorial es una invitación a descubrir. Cualquier alteración de la percepción sensorial distorsiona y falsea la realidad. Moverse bajo parámetros de reconocimiento virtuales además de falsear nuestra realidad, la empobrece. La adolescencia es una etapa de aventura y reconocimiento. Un período vital en el que ajustamos los ejes básicos de nuestra personalidad y asentamos la conciencia del ser. Los jóvenes aprenden a descifrar las claves de la realidad a partir de la percepción sensorial. Construyen un universo propio hecho de nuevos sonidos, nuevos sabores, nuevas imágenes… buscando una realidad autentica.
El abuso en el consumo de alcohol y drogas nos mete de lleno en una realidad distorsionada, empobrecida, poco autentica. Una realidad vivida sin la posibilidad del autentico disfrute sensorial, una realidad menos real, más pobre. El abuso en el consumo de alcohol y drogas nos impide disfrutar de las cosas buenas de la vida.
ABUSAR DE LAS DROGAS Y EL ALCOHOL NO TIENE SENTIDO.